La Inteligencia Artificial en la Seguridad: ¿Qué viene ahora?

Preparar los equipos de seguridad para el futuro.

Según los datos más recientes de Gartner, una firma consultora de tecnología e investigación global, entre 2020 y 2025 se habrán creado cerca de 2 millones de puestos de trabajo relacionados con inteligencia artificial. Las compañías de seguridad y de servicios deben estar preparadas para esta realidad. Se necesitará una mayor interacción con esta tecnología para mejorar la calidad general de un programa de seguridad.



El concepto de Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial (IA) es un tipo de tecnología que se desarrolla para imitar el comportamiento humano, solucionando problemas complejos con autonomía en la toma de decisiones. Los robots y los programas equipados con IA están en capacidad de aprender con experiencia y llegar a conclusiones con base en los datos disponibles. Algunas de las aplicaciones más comunes de IA en la sociedad actual son los automóviles autónomos, los asistentes de voz y los chatbots (sistemas que pueden interactuar y resolver problemas a través de chats en línea).


En materia de seguridad, este concepto ha sido explorado principalmente en sistemas de monitoreo. Al utilizar cámaras inteligentes con reconocimiento facial es posible automatizar el registro y las autorizaciones de acceso de personas y vehículos. Se han utilizado otras variaciones en control de acceso y seguridad cibernética.


El IoT (Internet de las Cosas) es otro tema interesante. Ha comenzado la era de las “cosas inteligentes”. Las cámaras y otros equipos de seguridad pueden contener unidades de software inteligentes. Es posible que estos equipos tengan relaciones con redes y centros de monitoreo, incorporando una gran cantidad de datos y permitiendo nuevos enfoques en la gestión de la seguridad.


El mayor impacto de la unión entre los equipos de seguridad y la IA es la posibilidad de aprendizaje automático. De acuerdo con este concepto, los equipos de seguridad comienzan a tener la capacidad de aprender con las acciones del día a día. Por ejemplo, los robots al mando de las patrullas de seguridad pueden identificar formas más rápidas o mejores de patrullar su entorno. Las cámaras pueden reconocer los cambios de rutina, identificar patrones y alertar después a seguridad. A partir de la base de datos inicial, las maquinas equipadas con IA pueden seguir aprendiendo y optimizando una serie de tareas, beneficiando la productividad de las operaciones.

Asociación

Alguna de las ventajas o la IA para la industria de la seguridad incluirán una reducción de costos de mano de obra de seguridad y una menor exposición general de profesionales de seguridad a situaciones de riesgo. Las patrullas, equipadas con dispositivos de inteligencia artificial, pueden ser realizadas por robots en entornos que suponen un riesgo para los seres humanos, tales como sitios con temperaturas extremas o de poca visibilidad. A pesar de que tiene la capacidad de analizar y responder volúmenes de datos más rápido que un ser humano, la tecnología desarrollada en esta área sigue necesitando la interacción humana. En este sentido, debe existir una asociación entre el recurso humano y la tecnología. En consecuencia, se van a necesitar profesionales calificados en temas de seguridad para trabajar con esta tecnología.


Preparar equipos de seguridad para esta realidad cambiante es un reto que tiene una solución definida: capacitación constante. Incluso en los casos en que se pueda presentar la sustitución física con robots equipados con cámaras para patrullaje y con trasmisión en tiempo real, seguiremos contando con profesionales capacitados para interpretar y reaccionar a su resultado.


Ver Biografía Completa

More SecurityRiskIQ.com